Cataplana de pescado y mariscos

No puedo resistir a una buena cataplana de pescado, calamares o marisco. Hace poco hice de bacalao y también nos gustó mucho. Creo que el secreto está, en primer lugar, en los ingredientes utilizados y sólo después en el recipiente de cobre. La verdad es que cuando hago pescado o marisco en la cataplana me sabe siempre mejor que si el mismo plato viniera de la olla. Es más sabroso, crujiente y, sobre todo, huele a frescura y al mar. Cómo cocinar con una cataplana? Se inicia con un sofrito de aceite, ajos, pimientos, verduras y patatas, al que posteriormente se le añaden los pescados, mariscos o carnes que se vayan a preparar con un chorrito de vino y unas hojas de laurel y otras hierbas, para que le aporte ese plus de gusto que tanto nos gusta. Es en este punto donde pasaríamos a tapar la cataplana con su pieza superior y a cerrarla para acabar con la cocción al vapor de todos los ingredientes. Cómo preparar una cataplana de pescado y marisco. Seguramente muchos, no todos, os estaréis preguntando qué es una cataplana y qué cazuela tan rara es esa que se ve en la foto. Yo sería uno de vosotros ante esa duda si no hubiera descubierto la cataplana en una ocasión a propósito de un viaje al sur de Portugal. Fue en el Algarve, de donde es típica la cataplana, donde tuve la oportunidad de ver y probar una cataplana por primera vez y os aseguro que no sólo me llamó la atención este bonito artilugio de cocina, sino que me encantó todo lo que probé cocinado en ella.Aunque es propia de Portugal, en concreto de la zona del Algarve, su origen está claramente influenciado por el mundo árabe. Fueron ellos los que, a partir de la ocupación morisca en los siglos VIII y IX, trajeron uno de sus utensilios de cocina más empleados y que fue el origen de la cataplana, el tajine. Los artesanos partieron del tajine árabe, un plato de barro con tapa en forma de cono, para desarrollar de forma artesanal las originarias cataplanas de zinc. Antiguamente la cataplana se fabricaba de cobre, eran auténticas obras de arte talladas, y hoy en día, las podemos encontrar de acero inoxidable, de aluminio, antiadherentes y en distintos tamaños. La mía es  apta para cocinas de gas, de leña, vitrocerámicas, inducción y se puede meter al horno.

Se trata de una cazuela con una original forma esférica, muy similar a un bivalvo. Consta de dos partes unidas por un eje abisagrado en el que se pueden cocinar alimentos, principalmente pescados y mariscos. En ella se trabaja mediante la cocción al vapor, ya que permite un cierre prácticamente hermético, es un punto intermedio entre una cazuela tradicional y nuestra moderna olla expres. El tipo de cocina que se consigue es ligera y saludable, al mantener los propios jugos de verduras y pescados, con lo que además de una cazuela bonita es práctica y muy recomendable. El ritual manda presentar la cataplana cerrada en la mesa y una vez delante de los comensales abrirla para asegurarse así de que la comida mantenga todos sus aromas y sabor.

Cataplana de Pescado y Mariscos: La cataplana es un plato muy conocido de la cocina portuguesa que lleva el nombre del utensilio donde se cocina. Vamos, como la paella. Se puede encontrar cataplanas de carne, de pescado o mismamente de verduras. Hoy voy compartir con todos la receta de la cataplana de pescado y marisco, pues desde que la probé en casa de unos amigos en Portimao me quedé prendado.Ingredientes: 3 colas de rape pequeñas (unos 400 gramos)4 rodajas de pescado (puede ser: congrio, rubio, merluza, calamares…)10 gambas grandes,250g berberechos vivos. 250 g de almejas, 400g mejillones, 2 cebollas grandes, 1 pimiento rojo, 1 pimento verde,2 dientes de ajo, 3 tomates naturales. Aceite de oliva virgen extra ½ vaso de vino blanco, ½ vaso de agua, Sal y pimienta en grano (al gusto), 2 hojas de laurel, Perejil fresco, Cilantro fresco, Pimentón dulce. Preparación: Unas horas antes de empezar, introduce las almejas en un bol con agua fría y abundante cantidad de sal para que se abran y para que suelten toda la arena que puedan contener en el interior. Se hace el mismo con los berberechos en un bol aparte. Lavamos los mejillones bajo el grifo de agua fría, quitándoles las barbas y las partes blancas pegadas a la concha, a las gambas retiramos la tripa negra del dorsal, cortamos las barbas y  reservamos. Pelamos y cortamos la cebolla y los dientes de ajo en trocitos pequeños. Lavamos y cortamos el pimiento de la misma manera. Reservamos. Ponemos la cataplana sobre el fuego, añadimos de 4 a 6 cucharadas de aceite de oliva. con ese aceite untar un poco también las paredes. Colocamos en el fondo una capa de cebolla. Sazonar de sal al gusto. Añadimos el calamare, las hojas de laurel, el ajo y la pimienta en grano. Sobre la cebolla colocamos las almejas y el pescado. Sazonar de sal y pimentón dulce al gusto y espolvorear el un poco de perejil y cilantro. Sobre el pescado, se reparte el tomate pelado, las tiras de pimientos y el resto de la cebolla. Sazonar de sal al gusto. Por último, se coloca los mejillones y las gambas. Sazonar un poco al gusto y espolvorea con el resto de perejil y cilantro. Añadir por último el vino blanco. y la agua se for necesario. (no tenemos porqué añadir agua salvo que nos guste el plato con bastante salsita) Cerramos la cataplana y pongamos a fuego medio durante una media hora, hasta que todas los ingredientes hayan soltado bien su jugo.Y ya está. Sírvela enseguida para que el pescado no se reseque. Servimos la propia cataplana en la mesa, acompañada por unas patatas fritas en cuadraditos o incluso de un arroz blanco cocinado con un chorrito de aceite de oliva. De todas las formas tendremos un plato muy sano y muy sabroso que estoy seguro de que os encantara. ¡Buen provecho!Sugerencias, trucos y consejos: Puedes hacer la cataplana de pescado y marisco según tus gustos. por ejemplo lubina o salmón o unas cigalas o patas de cangrejo. Pasada la media hora puedes probar las verduras y los pescados para ver el punto. Si aún están muy crudas, déjala cocer un poco más. Aunque las verduras no tiene por qué hacerse demasiado. Si puedes usar un vasito de vino albariño blanco mucho mejor.También puedes acompañar la catapalana de pescado y marisco con una buena copa del mismo vino verde. Puedes reutilizar el caldo para cocer arroz por ejemplo, o para hacer una sopa de marisco.Hay muchas otras recetas de cataplana. Una muy conocida es la de cerdo con almejas ¡No te pierdas la oportunidad de dejar tus comentarios en mi blog!

 

 

 

 

 

Fabes con Rape y Mijillones

Hola queridos amigos, hoy voy compartir con vosotros una receta fantástica que mi querida amiga Amada lleva a cabo a la perfección. Consiste de Fabes con rape y mejillones, es un plato Gallego con ingredientes de Galicia. Pero antes de describir la receta vos voy introducir un poco al producto principal y sus orígenes. La Faba de Lourenzá: El Concello de Lourenzá se sitúa en la comarca de la Mariña Central, en el Norte de la provincia de Lugo. Está formado por cuatro parroquias: Santa María, San Jorge, San Tomé y Santo Adriano, que juntas conforman “O Val de Lourenzá”. Debido a las características del suelo y a las técnicas tradicionales empleadas en su cultivo, las leguminosas producidas en la Mariña Lucense presentan una calidad culinaria excepcional. Estas condiciones edafológicas de la zona son especialmente favorables para el cultivo de la Faba, obteniéndose un grano brillante, de piel fina y pulpa tierna, con una agradable textura y un característico sabor. El cultivo de la “faba” se trata de un trabajo de temporada, y como tal cada mes que pasa, a partir de Febrero, provoca en el paisaje del valle de Lourenzá un cambio de colores, convirtiéndose en los meses de Julio y Agosto en un manto verde, en plena floración; y en los meses de Septiembre y Octubre coincidiendo con el secado de las vainas, en un manto de colores amarillos y tostados que da paso a la esperada recogida del cultivo.

1.200 kilómetros de costa recorren Galicia. Es en su vertiente sur donde tiene lugar uno de esos prodigios que sólo la naturaleza puede regalarnos: El mejillón "de la ría" (Mytilus galloprovincialis) cuenta con una alimentación privilegiada, fruto de criarse y crecer en un entorno tan privilegiado como el formado por las rías gallegas. Y no digo lo del entorno privilegiado por una cuestión de cariño, lo digo con los datos en la mano. Prueba de ello es que el Mejillón de Galicia alcanza una talla comercial entre 70 y 95 mm en aproximadamente 17 meses. Además de ese crecimiento veloz, en qué otras cosas se distingue el mejillón gallego del resto? Pues por ejemplo en las estrías de su concha, que lo hacen fácilmente reconocible, en su color, normalmente anaranjado y siempre más intenso que la de los mejillones de cualquier otro lugar. El Mejillón gallego fue el primer producto de mar de la unión europea que consiguió la denominación de origen. Un sello de trazabilidad que avala que el mejillón procede las bateas fondeadas en las rías autorizadas para el cultivo y que cada lote ha sido depurado. El mejillón gallego es de un magnifico sabor y tamaño con toda frescura de la ría y es un producto al que todos los expertos (gastronómicos, médicos,...) alaban por ser saludable, muy sabroso y económico para el bolsillo. La primera batea de fondeó en la ría de Arousa en 1945. Hoy en día es un negocio del que viven muchas familias ya que este sector mejillonero en Galicia cuenta con 3.300 bateas, genera 11.000 puestos de trabajo directo y factura 400 millones de euros anuales.

Rape Gallego: (Lophius piscatorius). Es decir, rape capturado por pequeñas embarcaciones alrededor de la costa gallega, utilizando artes como arrastre, trasmallo. La frescura del “rape del día” es muy superior al rape capturado en altura (normalmente Gran Sol) y que pasa varios días embarcados antes de llegar a lonja. El rape gallego es un pescado de aspecto espeluznante, con una cabeza enorme que la preside una boca amenazante. Característico es el tacto gelatinoso de su piel. Hay dos tipos de rape, el blanco y el negro que es el más apreciado por su calidad y sabor. La cabeza pesa casi el 40% del rape, por lo que, debéis saber, que si compráis un rape de 1 kilo, la parte comestible serían unos 600 gramos. Es un pescado blanco muy apreciado desde la antigua Grecia, tanto en lo gastronómico como en lo filosófico, pues Aristóteles, impresionado por su astucia a la hora de mimetizarse y sólo tener que abrir su boca para alimentarse, lo llamaba “zorro de mar”. Aunque el cuerpo del rape (casi sin espinas) es lo que se considera la parte comestible, a mí me gusta mucho  la cabeza, pues los mofletes (carrilleras) son una parte muy suave y gelatinosa y es ideal para cualquier sopa de pescado. Se alimenta, tanto de especies que viven enterradas en el sustrato como las que viven sobre fondos (lenguados); también se alimenta de otros peces pelágicos y crustáceos diversos, cefalópodos y equinodermos.

Fabes con Rape y Mijillones:

Ingredientes: Medio kilo de fabas de Lourenzá, son las mejores, las de Galicia. Un rape fresco de un kilo o algo más. Un kilo de mejillones frescos Puerro o cebolla, ajo, pimiento rojo y laurel, aceite de oliva extra virgen, pimenta y sal a gusto. Preparación: La base de toda buena receta es un buen caldo y en este caso yo recomiendo hacerlo  con los huesos de la cabeza del rape. Ponemos todos los ingredientes desde agua fría en una cacerola grande, para esta cantidad yo puse 2 litros pero depende de la cacerola siempre tenemos que cubrir los ingredientes. Llevamos a ebullición y cocemos a fuego lento durante 30-40 minutos. Se reserva. Limpiar los mejillones, lo más cómodo es limpiarlos en el fregadero, rascando con un cuchillo pequeño afilado y con punta -una puntilla, vamos- lavándolos bien bajo un chorro de agua fría. Si durante la limpieza encontramos alguno con la concha rota o deforme, lo desechamos.  Se abren los mejillones con un poco de agua, ponemos la olla al fuego con un poco de agua y cuando notemos que desprende calor al acercar la mano al fondo, echamos los mejillones. En ese momento se formará vapor, es normal. Vigilamos hasta que veamos que se empiezan a abrir. Tranquilos que no tardan ni dos minutos. Como los os vamos a usar en una preparación en la que se vayan a seguir cocinando, los retiramos ya, Se reserva todo esto. Normalmente el pescadero te quita las tripas y la piel del rape, para separar la cabeza del cuerpo (tienes que cortar lo más arriba posible para aprovechar bien la cola). Una vez que tengamos la cola separada el mejor para esta receta es cortarlo en rodajas, una para cada comensal o ración.

Se hace un sofrito con las verduras y se añade el rape en ese sofrito. Antes, o de víspera, se habrían cocido las fabas, sin sal, con una cebolla, si se desea con un clavo de olor pinchado. Al pescado se le puede poner sal media hora antes Cuando tengamos el rape sofriendo y ya tenga color se le añade el caldo de pescado y un poco de la agua de los mejillones, comprobando que no quede muy salado. Se le añade a las fabas todo esto y se deja que cueza unos minutos y se mezclen los sabores Finalmente se le añaden los mejillones sin la concha. Puedes añadir pimienta al guiso de rape se te gusta con un puntito picante, a mi si me gusta. Y listo para servir, estoy seguro que vos va encantar esta receta, se no tienes los ingredientes gallegos claro que puedes utilizar los que puedes comprar en tu zona geográfica. Un fuerte abrazo y no te olvides de dejar tus comentarios en la página.

Para este plato Amada recomienda un Vino blanco, Albariño Burgáns Rías Baixas: De color amarillo pajizo con reflejos verdosos, limpio y muy brillante. En nariz nítidos aromas de frutas carnosas y maduras (piña ácida, albaricoques y melocotón) con un ligero fondo vegetal de hinojo y madreselva. Sobresalen con enorme sutileza cítricos que confieren más frescura al vino. Melosidad en la entrada donde su sabor queda ligado al paladar. Presenta acidez muy equilibrada que le confiere sensación de frescor con un vivo paso en boca goloso y bien estructurado y un final muy persistente. Burgáns, nombre de origen celta, hace referencia a la colina en la que está ubicada la Bodega, en pleno corazón del Valle del Salnés, desde donde se divisan los espectaculares paisajes de la comarca y de la Ría de Arousa. Burgáns es un albariño con un moderno concepto de elaboración a partir de depósitos de especiales características aromáticas, siguiendo un riguroso proceso en el que la fermentación alcohólica se realiza a bajas temperaturas para potenciar los aromas primarios y obtener una mayor melosidad, destacando así las virtudes de las uvas del 'Val do Salnés'.

Caldeirada de Peixe Portuguesa.

Cuando yo tenía unos diez años de edad, adoraba ir al mercado con mi tía Fernanda. Ha las ocho de la mañana, el mercado Alvalade de Lisboa, hervía de olores y mucho color. Las bancadas repletas de verduras, frutas, pescado y productos regionales llamaban la atención, era como estar en un paraíso. Todavía hoy para mi, siempre es una alegría entrar en un mercado ahonde destaca "la calidad y variedad" de los productos expuestos. Me gusta apreciar a los visitantes, también los que allí hacen compras diarias desde hace más de 30 años, es ovio que estos últimos conocen el recorrido "casi de ojos cerrados". Hoy los compradores tienen otra postura, aceptan siempre las indicaciones de la vendedora, heredera de la bancada, subraya, sin manos a medir entre el faena natural del mercado "Esto es todo fresco, todavía huele a mar, ya pesar de las personas tienen hoy menos poder de compra, continúan comprando pescado fresco, pues saben que así garantizan la calidad en todo lo que comen".
Allí buscan los ingredientes adecuados para confeccionar una de las especialidades más apreciadas en la mesa lusitana: la caldereta de pescado. Los secretos no hay para quien tiene práctica en este plato. "El ingrediente especial es el pescado", el secreto del sabor: Para llevar a la mesa una buena caldereta "todos los peces funcionan, pero el rape es imprescindible", ya decía mi querida tía Fernanda. El tiburón lusitano, el nombre científico ahora dado al galludo (es muy parecido a la mielga (Squalus acanthias),congrio, rape, lubina, raya, rubio o cabrilla, calamares, almejas y langostinos, saltan de la bancada. en mis tiempos de niño dejaban tocar, oler y pesar con las manos el pescado fresco que uno quería comprar. Tenemos pescado fantástico, en toda la costa atlántica, y una agricultura provinciana, artesanal, que da un toque de sabor a los productos. mi opinión es que depende de nosotros para que sean, nunca podemos olvidar la diversidad de métodos de cocción empleados en la cocina portuguesa y gallega, "de la cocción hermética, la cataplana, la olla de hierro".
A la cesta de compras requerida para la confección del plato típico de las zonas marítimas, no puede faltar, un buen aceite de oliva virgen extra, patata y cebolla, el tomate, la pimienta y el piripíri. con más o menos diferencias, más rica o más pobre, la caldereta es casi siempre hecha de la misma manera. Antiguamente, las espinas iban a la mesa. Hoy, se utilizan para el caldo, porque dan mucho sabor. Nuestra cocina es más creativa, la presentación del plato es importante. Pero el hambre es igual para todos. Cada cocinero, cada caldeirada. Con pimiento, sin él. Con patata, sin ella. Con agua de mar, con vino blanco, sin líquido. En capas o todo mezclado. Con este pez sí, con aquel no. Vale todo, aunque hay una sola regla: quien la hace es quien la debe servir. Es posible que el nombre caldero tenga su origen en caldereta o caldero (en el Ribatejo, cocer se dice caldeirar), el recipiente donde suele ser preparado, pero hay quien dice que está ligado a caldo. Es parte de la cocina regional de las regiones costeras de todo el mundo, con variaciones de los condimentos y de los ingredientes que acompañan al pescado y al marisco: la bouillabaisse francesa, originaria del Vieux Port de Marsella, la calderada gallega y la caldera asturiana o el cacciuco de Livorno. Indispensable en todas ellas es la frescura de los productos. Los caldosos no comen permiten la toallita con el pan, el hábito profundamente arraigado en portugués.
Cuando yo tenía unos diez años de edad, adoraba ir al mercado con mi tía Fernanda. Las ocho de la mañana, el mercado Alvalade de Lisboa, hervía de olores y mucho color. Las bancadas repletas de verduras, frutas, pescado y productos regionales llamaban la atención, era como estar en un paraíso. Todavía hoy para mi, siempre es una alegría entrar en un mercado ahonde destaca "la calidad y variedad" de los productos expuestos. Me gusta apreciar a los visitantes, también los que allí hacen compras diarias desde hace más de 30 años, es ovio que estos últimos conocen el recorrido "casi de ojos cerrados".Cuando yo tenía unos diez años de edad, adoraba ir al mercado con mi tía Fernanda. Las ocho de la mañana, el mercado Alvalade de Lisboa, hervía de olores y mucho color. Las bancadas repletas de verduras, frutas, pescado y productos regionales llamaban la atención, era como estar en un paraíso. Todavía hoy para mi, siempre es una alegría entrar en un mercado ahonde destaca "la calidad y variedad" de los productos expuestos. Me gusta apreciar a los visitantes, también los que allí hacen compras diarias desde hace más de 30 años, es ovio que estos últimos conocen el recorrido "casi de ojos
(cilantro)
Recordemos que la patata es una adquisición reciente y el arroz, un producto de lujo. En esta categoría de platos, muy famoso fue la rica sopa de pescado y Lisboa, a finales del siglo XIX, la sopa de ostras fue buscado mucho después de la merienda. En ese momento, aún el mar de la Paja era rico en estos bivalvos, vendidos a las docenas de trece a la puerta de las tabernas, tal era la abundancia. El precio incluía el préstamo del fuego para abrirlas. La caldereta tiene su origen en el mar, en la porción de pescado asignada a la tripulación del barco después de cada pesquería. De esa parte formar parte los peces más pequeños y con menos valor comercial sardina, jurel, anguilas etc o los que estuvieran dañados. Al pez del río o del mar, se juntaron algunos productos recién llegados de más allá del mar, traídos por las naos: la patata, los tomates y os chilis. Al almuerzo se comía la caldera. Al final de la tarde, casi a la vista de tierra, su caldito con las sobras del pez. Cada zona del país tiene su caldereta. Unas son preparadas simplemente cocinadas en el fuego, otras tienen una base rehogada de cebolla y ajo. Unas llevan patatas, otras no. Unas llevan sardinas, cuyo papel es dejar sus jugos y actuar como condimento, otras no. La caldereta pasa de los barcos a las zonas ribereñas, como las que abrazaban el Mar de la Paja, desde siempre un vivero de pescado y marisco.

Encuentro inspiración en la cocina regional portuguesa y así me siento en casa para cocinar un plato tan típico portugués como este. En primer lugar me encanta el pescado y me gustan los platos tradicionalistas por eso, entiendo que en la caldereta no hay nada para innovar el pescado, en la olla, debe mantener la espina y la piel. El hígado de rape se debe utilizar ya que va a dar un buen sabor, en este plato me gusta también incluir el mejillón. Siempre he sido un apasionado de la cocina desde la infancia y como vivía justo al lado del mar en Lisboa, aprendí de mi tía Fernanda un truco utilizado por ella, era una cocinera que había cocinado muchas calderetas en grandes cantidades: siempre "poner bivalvos en el fondo de la olla, para que el guiso no se pegue ". La cocina es un intercambio de culturas entre varios pueblos y mi colaboración en este blog es también para ayudar a compartir algunos de los secretos de la gastronomía portuguesa con todos vos otros: productos, recetas antiguas y de la familia, que siempre contienen mucha sabiduría. Ingredientes:3 Cebollas (en rodajas);3 Ajo (en láminas);4 tomates (en rodajas);1 Pimiento verde (en tiras);1 Pimiento rojo y verde (en tiras);1 Ramillo de perejil; 600 gr. de patatas (peladas y cortadas en rodajas);1,5 kg. de pescado a elegir cortado en pedazos (rape, congrio, galludo, dorada, lubina, raya, rubio o cabrilla, 300 gr. de calamares, 400 gr. dealmejas y 400 gr. de mejillones con las cascaras) Aceite de oliva virgen extra (q.b.);300ml de vino blanco;1 hoja de laurel;pimentón dulce (q.b.);Sal y pimenta (q.b.). agua la necesaria.

Se corta el pescado y se colocan las rodajas en una fuente ancha. Se condimenta con un poco de sal y se deja marinar durante 1h30 / 2h00. En una olla, grande de preferencia,  se junta el aceite de oliva virgen extra, ajo, cebolla cortada a las rodajas, y almejas "para no se pegue en el fondo". Como en una orquesta bien ensayada, vamos colocando, en una primera capa, los pimientos verdes y rojos para dar color, tomates, pimentón y pimienta. Se siguen las patatas y el pescado,( importante la lobina y dourada se adicina con los mijjilones al final) perejil, cilantro, vino blanco, laurel. Así se hace una caldera, siempre fue un plato espontáneo, mientras la cocina se llena de aromas que avivan el paladar. Poner  a fuego medio/alto durante unos 25 minutos más o menos a partir del momento de la ebullición. importante:, la caldereta se termina a fuego lento durante unos 10 minutos mas, en esto momento agregar los mejillones, la lubina y dourada. Antes de servir debe repousar 5 minutos. Como expliqué anteriormente las calderas comenzaron por ser una comida de a bordo, confeccionada por los pescadores con el pescado que sobraba. Pero ahora es uno de los platos de pescado más tradicionales de la gastronomia Portuguesa.

Si no reconoces la variedad de la uva en una etiqueta de vino Portugués, es algo bueno".Todo el mundo habla de los increíbles valores del vino que puedes encontrar en Portugal. Bueno, ¿qué son ... exactamente?  para la comida de hoy recomiendo un vino blanco Esporão Reserva 2015 del Alentejo Portugal.  Aroma rico e intenso con notas frutales de mandarina y durazno, envueltos en la sutileza de la tostada de los barriles. Un vino redondo, bien equilibrado, con una frescura irreverente y sobresaliente, que muestra un persistente y agradable  sabor.   

          

 

 

 

Rape con Patatas y Mejillones al Horno.

¿Por qué comer pescado es saludable?

El pescado es un alimento alto en proteínas y bajo en grasa que proporciona una variedad de beneficios para la salud. El pescado de carne blanca, en particular, es más bajo en grasa que cualquier otra fuente de proteína animal, y el pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3, o las grasas "buenas". Dado que el cuerpo humano no puede producir cantidades significativas de estos nutrientes esenciales, los peces son una parte importante de la dieta. Además, los peces tienen pocas grasas "malas" que se encuentran comúnmente en la carne roja, llamadas ácidos grasos omega-6. Comer pescado no solo afecta la cintura, sino también otras funciones del cuerpo, incluyendo el hígado, cerebro e incluso el sueño. Así que debemos  asegúranos de incorporar pescado a nuestra dieta para cosechar los beneficios para la salud. El pescado es genial cualquier día de la semana. Cocinar pescado no tiene que ser una molestia, mi colección de recetas de pescado lo demuestra. Mis mejores opciones de platos sin estrés incluyen  rape con mejillones, pulpo a la parrilla, una ensalada de sepia ,sopa de marisco y muchas más.
Consejos de compra, manipulación y cocinado del pescado Para consumir de forma segura el pescado, se recomiendan los siguientes consejos: a la hora de comprar, limpiar y cocinar el pescado: A la hora de comprar: elegir el pescado por su frescura. Limpiar bien: Escamar y extraer las vísceras lo antes posible. Mantener la cadena de frío hasta el momento de su preparación y consumo. Si se va a consumir crudo, en vinagre, marinado o ahumado, congelar previamente durante 48 horas. Cocinar suficientemente y de forma homogénea toda la pieza.

El consumo de pescado en la dieta de los españoles tiene una importancia todavía destacable. Junto con Japón, España tiene uno de los consumos más altos de pescado en todo el mundo y es una parte importante de la dieta. Estos datos se mantienen con el paso del tiempo y pueden ser debidos, en parte, a las importantes campañas de promoción que se desarrollan anualmente con niños y mayores por todos los puntos de la península. El pescado más consumido entre los españoles es la merluza junto a la sardina/boquerón, aunque la dorada y el salmón han incrementado su importancia al haber aumentado su consumo un 26,9% y un 4,9%, respectivamente en el ultimo año. El pescado llega al 70 por ciento de la población a lo largo del año, alcanzando a un mayor número de hogares de enero a mayo, con un consumo medio de 1,20 kilos por persona al mes. En el norte de Europa,  el pescado se está introduciendo progresivamente en la dieta por motivos de salud, aunque su consumo sigue siendo más espaciado en el tiempo que en el sur. Las últimas campañas para difundir sus beneficios nutricionales y prácticas culturales como los programas televisivos de cocina que enseñan a prepararlo van poco a poco fomentando el hábito de comer pescado. Además, en el norte se pescan pocas especies de mucho volumen en el océano Atlántico, mientras que mucha más variedad se encuentra en el mar Mediterráneo.

 Rape Lophius piscatorius  

Por su aspecto, también recibe el nombre de Pez sapo o pejesapo. Pixín es el nombre con que se conoce el rape en Asturias. Es un pescado blanco de agua salada. Viven en el fondo oceánico hasta más de 500 m.(Eng) Angler (=Monk)  (Fr) Baudroie commune y en (PT) Tamboril.  El tamaño oscila entre 20 centímetros y 1 metro de longitud mientras  el peso es puede llegar a los 45 kilogramos. Tiene cabeza y boca grandes en relación con el cuerpo que es de forma cónica y más cilíndrico hacia la cola. Las aletas le salen de una especie de muñones móviles, que le sirven para arrastrarse por el suelo. El primer radio de la aleta dorsal va hacia delante y tiene un colgante, que le sirve de cebo para capturar peces con sus dientes echados hacia atrás. Es un animal muy voraz con la piel muy dura de color marrón o negro según el fondo donde viva. No tiene escamas. Existen más de 300 especies de pez rape distribuidas alrededor de todo el mundo pero la mayoría se encuentra en el océano Atlántico y en la Antártida. Habitan las profundidades marinas hasta 1,609 metros por debajo de la superficie pero unas pocas especies viven en aguas tropicales poco profundas.

Rape con Patatas  y  Mejillones al Horno.

Rape al horno, una receta sencilla y ligera de pescado blanco asado con guarnición de patatas y mejillones. Pide al pescadero que te limpie el rape, separando y reservando el tronco, las dos mitades de la mandíbula inferior y el hueso de la cabeza. Y no olvides quitarle la piel fina que recubre su carne. Receta sin grasa indicada para personas que padecen sobrepeso/obesidad. Ingredientes para 4 personas: 1 rape de 3 kg., 4 patatas, 2 cebollas, 4 dientes de ajo, 100ml de vino blanco, agua, aceite de oliva virgen extra, vinagre, sal, perejil. Preparación: En primer lugar cortamos la cola del rape en rodajas gruesas y las adobamos con un majado de ajo, perejil y sal. Reservamos. Poner a cocer en una cazuela con agua y una pizca de sal, la cabeza de rape, unas ramas de perejil y puerro hasta conseguir un caldo. Reservamos. Pela las patatas y la cebolla: Corta las patatas en rodajas y la cebolla en juliana. Pon todo a freír en una sartén con aceite hasta dorarlas. Los mejillones: los lavamos y los introducimos en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra los tapados y cocinamos a  fuego fuerte para que abran. Reservamos. El rape: rehogamos la cebolla pelada y picada muy fina en una sartén, cuando comiencen a pochar, añadimos el rape cortado en rodajas y los ajos, vertemos el vino blanco.. Dejamos tres minutos al fuego y retiramos. Colocamos las patatas y cebolla en una fuente de ir al horno y por encima colocamos el rape con su cebolla y ajos. Vertimos un algo del caldo y riégamos con un poco de aceite de oliva virgen extra, Salpimentamos al gusto . Introducimos en el horno: a 200ºC, durante 20 minutos. a los 17 minutos sacamos fuera y colocamos los mejillones con su cascara dentro de la fuente adicionamos un poco as del calco, introducimos la fuente en el horno durante 3 minutos más. Servir el pescado en una fuente amplia, al lado se coloca las patatas con cebolla, verter un poco del caldo salido del horno sobre el pescado y patatas, colocar al rededor los mejillones adornando el planto. Se puede servir también una ensalada verde con tomates cherry. Bien amigos míos, me encanta esta receta espero que a vosotros  también. por favor dejar vuestros comentarios en la página.

Y a este plato de pescado… ¿qué vino le va mejor?

Pese a determinadas creencias populares hay pescados que maridan muy bien con vinos tintos. e trata de uno de los mayores errores de maridaje. Nos referimos a pensar de manera automática que la mejor combinación para el pescado o el marisco es siempre el vino blanco, sea cual sea. Y es que no siempre es así; depende del tipo, de la salsa o ingredientes con los que esté cocinado ese pescado. Los peces de aleta se pueden categorizar en 4 grupos principales por la textura y el sabor. Como regla general, los vinos blancos maridan bien con la mayoría del pescado, pero ciertos vinos blancos van mejor con ciertos tipos de pescado. Incluso algunos vinos rosados o tintos, dependiendo del tipo de pescado, maridarán también bien. Entre los pescados de textura media podemos encontrar: trucha, pargo, mero, dorada, bacalao, bacalao negro, merluza, sable, gallineta nórdica, fletán, rape o lubina.Los vinos que maridan mejor con el pescado de textura media son los vinos blancos de capa media más frutales (fruta de hueso o blanca) y aromáticos o de capa alta más untuosos como los envejecidos menos de 6 meses en barrica de roble. Pueden ir acompañados también de un vino tinto joven de paso ligero o de un vino rosado fresco y cítrico por ejemplo de Pinot Noir. Hoy con mi receta recomiendo un vino blanco de Navarra: Príncipe de Viana Chardonnay 100%. Fermentación en barricas, 50% de roble francés y 50% americano, permaneciendo el vino durante tres meses en barrica. Brillante color amarillo limón con reflejos verdosos. De gran expresividad aromática, con intensos aromas de carácter tropical como la piña y el plátano, que se encuentran acompañados por notas de frutas cítricas como la lima y el limón, sutilmente adornados por finos matices de vainilla procedentes de su permanencia en barrica.