Hoy cocinan Mateo y André

Hola queridos amigos, aquí estoy una vez más en la página de recetas de Amada, pero hoy quien prepara una receta para nosotros no es ella pero si  sus nietos Mateo y André. Cuando vi las fotos de los dos en la cocina tan concentrados y con tanta devoción me ha entrado una alegría tremenda, me encanta ver niños disfrutando de la cocina,  porque me hace recordar de cuando yo tenía sus edades y lo hacía en la cocina de mi tía Fernanda. Lo que no me gusta es ver a niños de 9 y 10 años cocinando platos de alta cocina, como sucede en algunos programas de televisión, ya que supone "demasiada presión".  Una cosa es que hagan galletas o tortitas el domingo con la abuela o la madre, pero que estén haciendo espumas de jengibre para unos muslos de pato me parece exagerado. Yo pienso que algunos programas  de TV buscan "la lágrima de la madre o de la abuela" y son más "realities" que espacios de cocina. Pero a mí me encanta los programas de gastronomía en la televisión porque está bien que la cocina esté de moda, lo que implica que a la gente le preocupa la comida. Y hacerlo con alegría, porque cocinar  no tiene que ser complicado, tiene que ser un momento bueno: Normalmente uno cocina para sus seres más queridos, padres, hijos, nietos, amigos, para mí eso es el más importante en la vida. Tortitas son el desayuno preferido de Mateo y André, cuando se despiertan a los domingos por la mañana siempre tienen ganas de preparar un desayuno en familia, casi siempre quieren hacer tortitas con sus padres. Las tortitas, crepes, filloas o frixuelos son tortitas muy finas que reciben esos nombres en Norte América, Francia, Galicia y Asturias, respectivamente. Se elaboran con una masa hecha a base de harina, huevos y leche, que se cuaja en una sartén engrasada. Sabías que…Este martes se ha celebrado en muchos sitios de los Estados Unidos  el “día del pancake”. Y es que el martes de Carnaval, justo antes del “miércoles de ceniza” se celebra en muchos países el día de esta maravilla gastronómica anglosajona. Su origen se asocia a la religión por ser el último plato nutritivo que tomaban los Cristianos en la víspera del ayuno de la Cuaresma.

La receta de las Tortitas de Mateo y André es una maravilla, aquí la tienes : un vaso de leche, una cuchara rasa de harina medio plátano, canela, sal y dos huevos.  En el vaso de la batidora introducen, la leche, los huevos, el plátano, la canela, la harina y la sal y mezclan todo hasta que quede bien batido todo sin grumos. Para hacer las tortitas echan en una sartén antiadherente unas gotas de aceite de oliva virgen extra en el fondo. El fuego lo a temperatura media – baja. Cuando esté caliente la mantequilla vierten un cucharón pequeño de masa por tortita. La dejan hacerse unos 2 minutos por cada lado o hasta que van saliendo burbujas. repiten este proceso con la masa restante obteniendo muy buenas tortitas para todos. A los niños les encantan con miel o mermelada y por supuesto una vez que se hacen caseras será muy difícil que encuentren competencia. Muchas Gracias Mateo y André por compartir esta receta con nosotros . muchos bicos.

 

 

 

 

 

Buena Cocina Gallega

Amada de (Finisterre A Coruña)

Amada es la esposa de mi gran amigo Fernando (mi hermano Gallego). Amada y Fernando  son dos personas encantadoras, inteligentes y con un gran corazón. Tanto Luisa como yo estamos muy agradecidos a los dos por habernos ayudando tanto durante estos últimos meses de mi recuperación. Desde aquí les mandamos un abrazo muy fuerte y muchos bicos y decirles que sus palabras de pensamiento positivo han sido tremendas para mí y  me han ayudado a seguir luchando.

Cuando menciono que Amada ha nascido en el Faro de Fisterra mis amigos dicen “hombre se ha sido de noche menos mal, porque la luz del Faro ha ayudado el médico o la matrona a llegar rápido al local.” Amada tiene muchas historias de los tiempos que ha vivido  en el faro durante su infancia, pero una que me encanta es relacionada con la una sirena “la Vaca de Fisterra “. Por esos tiempos casi nadie visitaba el faro pero algunas veces aparecían parejas de jóvenes que aparcaban su coche a una distancia prudente del faro para desfrutaren de las vistas y también de alguna cosita más!!! La madre de Amada dejaba pasare un cierto tiempo y de repente accionaba “ la Vaca“ el sonido era tan intenso que la pobre pareja salían pitando del local acojonados. Como dice Amada no había muchas distracciones en el faro de Fisterra y esta era muy graciosa.

Finisterre (en gallego, Fisterra) es un cabo situado en la costa atlántica española, en el municipio gallego de Finisterre (A Coruña). Fue declarado en el año 2007 como Patrimonio europeo.​ Los romanos pensaban que éste era el punto más occidental del mundo conocido (sin embargo, el cabo de la Roca se encuentra más al oeste) y, por tanto, el mundo se acababa aquí. Era el "finis terrae" ¿Por qué alguien querría ir al fin del mundo? Tal vez porque Cabo Fisterra esconde el verdadero secreto de la Costa da Morte: paisajes agrestes y playas impresionantes, unas (al abrigo del cabo) de aguas tranquilas y otras de fuerte oleaje como Mar de Fora, una de las playas más salvajes de Galicia. La punta es un acantilado en ascensión desde los temidos islotes de O Petonciño y de A Centola hasta el monte de O Facho (242 m) donde parece que estaba el Ara Solis de la Antigüedad para la celebración de los ritos solares Y la gran atracción de todos los tiempos, la puesta de sol sobre la inmensidad del océano, el mar del fin del mundo. Desde el principio de los tiempos Fisterra evoca un misterio insondable en el alma de los hombres. Las raíces del aura legendaria de estos parajes, abiertos a la inmensidad del Océano Atlántico, descansan en la mitología de los primeros pobladores de Europa. Los antiguos creían que el mundo terrenal daba paso, con la llegada de la muerte, a otra existencia en una isla situada al oeste, donde se ponía el sol. En las leyendas celtas es frecuente encontrar imágenes de héroes que hacen su último viaje a este paraíso en una barca de piedra. Esta unión de piedra, mar y espiritualidad pervive en distintas formas a lo largo de la Costa da Morte.

Cuando los romanos llegaron a este lugar, presenciaron por primera vez el espectáculo sobrecogedor del sol hundiéndose en las aguas. Encontraron un altar dedicado al astro rey, el Ara Solis, erigido por las tribus celtas de la zona. Diversas fuentes ven un paralelismo directo entre la imagen del sol hundiéndose en el mar, y la hostia y el cáliz del escudo de Galicia. Hoy, una plaza en el pueblo recibe el nombre de Ara Solis. Fue el escenario por excelencia de naufragios, como el de 1870 cuando un barco con 482 personas se hundió, fue el evento más triste de esta costa. Hay también cerca de la sede de una serie de piedras vinculadas a leyendas religiosas: las piedras del Santo, las piedras están manchadas de vino, la Cátedra de Pedro, la tumba de Orcabella, etc.

Cabo Finisterre es actualmente el mejor destino para muchos peregrinos del Camino de Santiago, está a una distancia de 90 km de Santiago de Compostela (A Coruña), los peregrinos siguen hasta Mugía (A Coruña), un día de marcha más. Hasta aquí se prolonga el Camino de Santiago para los peregrinos que según la tradición queman a la orilla del mar las ropas y comienza el regreso a casa.

Faro de Finisterre (Faro de Fisterra). El faro fue construido en 1853. La torre del faro, de piedra, es la base octogonal, y termina en una repisa de la chimenea sobre la cual descansa el balcón. Arriba está la cúpula con una linterna poligonal. La torre mide 17 metros y su luz, situado a 143 metros sobre el nivel del mar, llega a más de 30 millas náuticas.

Qué difícil es empezar a hablar de un faro tan mítico como este, tan rodeado de historia y de leyendas, el lugar más visitado de Galicia después de la Catedral de Santiago! Podría decirse que Fisterra marca el confín da Costa da Morte, y que a partir de aquí empezarían as Rías Baixas. Durante muchísimo tiempo fue considerado el cabo gallego más occidental. Construido en lo que se conoce como la época dorada de los faros, debido a que en todo el mundo civilizado se estaban edificando muchos otros. Es el más antiguo da Costa da Morte, pero la idea inicial de la Comisión Especial de Faros en 1847 era levantarlo en cabo Touriñán, y, junto al de la islas Sisargas, iluminar toda la costa comprendida entre ambos puntos. Finalmente el faro terminó en Finisterre, y el de Touriñán se dejó para unos cuantos años más adelante. Una historia muy curiosa e interesante, además de poco conocida, que agradezco me hicieran llegar.

Es un faro de primer orden, su luz es blanca, y desde el año 1931 está electrificado. Debido a la habitual niebla de los temporales, en 1888 se construyó un edificio anexo al faro, la sirena, a la que se conoce popularmente como a vaca de Fisterra, para avisar a los navegantes de los peligros que les acechaban. Es muy sencillo llegar hasta el faro: una vez que nos encontramos en la villa de Fisterra, sólo hay que adentrarse aún más en la lengua de tierra en que nos encontramos, bordeando el mar hacia el sur durante unos dos kilómetros (podemos ir siguiendo el rosario de peregrinos que se encaminan hacia allí, pero también hay carteles que nos orientan constantemente). Y no es imprescindible ir en coche desde el pueblo, es incluso muy recomendable dar un paseo para poder disfrutar de los espectaculares paisajes. Dicen que incluso, en días claros, es posible ver desde allí la frontera con Portugal.

No podía dejar pasar la oportunidad de incluir la siguiente foto que Amada me ha enseñado, llena de orgullo y con sus ojitos brillando mucho, me dice: mira mis preciosos nietos que pinta de cocineros tienen. También aprovecho para añadir unas palabras escritas por esta querida amiga, describiendo  sus encantadores Petite Chefs:

“Mis pequeños nietos Mateo y André son muy importantes para mí. Que va decir su abuela! No sé si serán cocineros pero el primer paso para serlo es que te guste la comida y no rechaces probar nuevos sabores, en eso son maestros. Les gusta de todo, especialmente el pescado y el marisco. Los fines de semana se ponen manos a la obra y ayudan a preparar los desayunos de los días de fiesta. Huevos o tortillas, zumos o batidos, les encanta batir, mezclar y hacer todo lo que está a su alcance sin correr peligro. Sienten fascinación por ese laboratorio doméstico. En vista a su inclinación ya tiene su uniforme y la verdad es que les sienta muy bien.

Desde este punto envío muchos bicos para toda la familia y especialmente para André que ha cumplido anos ayer.   

Bien! hoy voy enriquecer mi blog con unas recetas espectaculares de Amada que es una cocinera autodidacta, intuitiva, experimentadora, sin complejos ni complicaciones le gusta la cocina sencilla con buenos ingredientes, frescos y sanos. Ayer Luisa y yo estuvimos  comiendo en su casa y degustamos algunas de las recetas que voy incluir hoy. Que bien lo pasamos observando la alegría y soltura con que cocinaba. Amada, transmitía tanta serenidad que parecía que los platos se confeccionaban solos. La comida estaba excelente, ha sido una tarde gastronómica y de intercambio de muchas ideas fantástica, estamos con ganas de  repetir.  

Conejo escabeche.

Conejo escabeche.

Ingredientes:: un conejo, aceite de oliva virgen, medio vaso de vino de vinagre, 5 cebollas pequeñas cortadas en cuatro partes, dos dientes de ajo, laurel, sal y pimienta y un ramito de hiervas frescas (tomillo, perejil)

Preparación: Se lava, se seca y se salpimienta el conejo. Se pone a fuego una tartera, se cubre el fondo con aceite de oliva, se vierten las cebollas,  los ajos cortados grandes y el laurel,

se les da unas vueltas para que se impregnen de aceite, se incorpora el conejo y se sella.

 Cuando ha tomado color dorado el conejo y la cebolla se le incorpora el vinagre y se sube el fuego,

después de unos 30 segundos o un minuto se vuelve a bajar, se tapa y se deja cocer a fuego lento hasta que está tierno.

Se deja enfriar y después se guarda en frigorífico.

 

Fideos con pescado y marisco de concha.

Fideos con pescado y marisco de concha.

Ingredientes::500 gramos de fideos, 1 kilo de pescado y un kilo y medio de mejillones y almejas, aceite de oliva virgen, 4 tomates , 1 pimiento rojo, 2 dientes ajo, laurel, agua de cocer el marisco, hiervas: albahaca, perejil, azafrán, sal, pimienta.

Preparación:  Se lava y se sala el pescado. Se cuece el marisco en un poco de agua sin sal y se reserva el agua de cocerlo.

Se pone al fuego  una tartera baja con un fondo de aceite, se sofríe la cebolla cortada y los ajos picados con un poquito de sal, se incorpora el laurel.Cuando están algo dorados se le añade el pimiento, se deja hacer a fuego suave,

Cuando está todo tierno se le añaden los tomates pelados  y se continúa haciendo el sofrito.

Al terminar de hacerse se retiran las verduras del sofrito con una cuchara y se trituran para que no haya pieles de pimiento ni trozos de cebolla.

Se vuelve a incorporar a la tartera junto con el azafrán y las hiervas, se añade el pescado dejando que se unte bien con el sofrito.

Se lleva a ebullición y se añade el agua de cocer el marisco, se incorpora él marisco y los fideos.

Se reserva algo del caldo de pescado por si hace falta, pues al apagar los fideos debe permanecer algo de líquido en la tartera para que al llegar a la mesa se haya absorbido.

Se deja 5 minutos en fuego bajo para que el caldo termine de mezclarse con todos los ingredientes y listo para llevar a la mesa.

 

 

Guiso de choco con patatas

Guiso de choco con patatas

Dos chocos grandes aproximadamente 2 kilos, el choco reduce mucho una vez guisado, Se lava el choco muy bien bajo el grifo, reservando la tinta en un vasito, se seca y se corta el choco en trozos regulares de tres por tres centímetros aproximadamente, se reserva.

una patata mediana por persona,

aceite de oliva virgen extra, 2 cebollas grandes o cantidad equivalente en medianas, 2 dientes de ajo, 1 hoja de laurel, sal y pimienta.

En una tratera amplia pero de poca altura se pone un fondo de aceite, se pica la cebolla y el ajo y se incorpora al aceite para hacer el sofrito,

cuando ya tomó un aspecto dorado se le añade el choco, se salpimienta al gusto e se incorpora le laurel. Se le da unas vueltas para que tome el gusto del sofrito, se baja el fuego y se deja cocer lentamente.

Mientras, pelamos las patatas y las cortamos de un tamaño semejante al de las tajadas del choco, cuidando de no cortarlas totalmente con el cuchillo, es mejor tirar de ellas al final para que desprendan el almidón en el guiso. Es importante que las patatas sean de cualidad harinosa.

Pinchamos el choco y si vemos que ya ha empezado a estar tierno incorporamos la tinta que previamente habremos diluido en un poco de agua, tan intensa como nos guste, colando el agua al incorporarla templada al guiso. Incorporamos las patatas,

comprobamos el gusto de sal para rectificar y esperamos a que vuelva a hervir, bajamos el fuego y esperamos a que se cuezan bien las patatas removiendo la tartera para que el guiso espese. Cuando esté todo hecho apagamos y esperamos unos 10 minutos antes de servir.

et voila bon appetit.

Guiso de Rubio con Patatas

Guiso de Rubio con Patatas

El rubio pertenece a la familia de los Triglidae y su nombre científico es Chelidonichthys Lucerna. Conocido también como Bejel, Lucerna, Escacho, Areta, Cuco o Perlón este pescado presenta una tonalidad rojiza (es muy parecido al salmonete rojo) y en ocasiones las aletas de este pescado tienen los bordes azulados. Su cabeza suele ser muy grande en relación con el cuerpo lo que representa que gran parte de su peso sea la cabeza, Tiene un sabor intenso y muy rico, pero ojo a las espinas…. Los guisos marineros y las caldeiradas con muy típicas de Galicia. El Rubio es uno de los pescados que mejor se prestan para esta preparación, pues es un pescado muy rico y jugoso. Es un pescado de fondos rocosos, por lo que tiene bastantes espinas.

Hoy Amada lo ha preparado en guiso con patatitas nuevas.Dos kilos de frescura y sabor. El guiso tiene la ventaja de preservar al máximo la pureza del pescado, el resto es procurar por todos los medios, no dejar que se recueza. Qué bueno estaba.Un guiso de rubio memorable.

Ingredientes:

2 rubios medianos (approx. 2 kg)

2  cebollas medianas

1 puerro

1 diente ajo

1  pimiento verde

2  tomates maduros

750 g patatas

sal y pimienta, azafrán

aceite de oliva virgen extra

caldo de pescado  o agua

Preparación:

Se pelan, se lavan y se cortan las patatas en cuartos medianos, se Introduce el filo del cuchillo retirando antes de cortar del todo el trozo de patata, de modo que se rompa. Este se conoce en algunas zonas como chascar. Procurar que el grosor de los trozos de patata sea más o menos homogéneo para que se cocinen por igual.

Lavamos y cortamos el pescado en rodajas gruesas. Lo salamos con sal gruesa y dejamos unas 2 horas.

Se pone un poco de aceite en una sartén para hacer el sofrito con la cebolla cortada en juliana, el puerro cortado fino, el ajo bien picadito y antes de que empiece a dorar, se añaden los pimientos troceados en pequeño.

Cuando está frito, se añade el tomate, pelado, sin semillas y cortado en dados pequeños,

y se deja a fuego moderado hasta que pierde el agua y comienza a freír

Se ponen las patatas en el sofrito y se remueven bien para que tomen todo el sabor, se cubren con el caldo de pescado o con agua añadir el azafrán y se dejan cocer a fuego lento para que se haga bien el guiso.

Dejar cocer hasta que la patata este hecha.añadir el pescado (Amada ha dejado la cabeza, para que le diera más sabor)

y apagar el fuego ,con el mismo calor se termina de hacer.

 

Et Voila ! bon appetit !