Tortilla de patatas y cebolla con Paula

 

Mi prima Paula y su marido Paco viven em Madrid, pero tiene una magnífica casa de campo en Bela- Monção. Su casa esta mas o menos a diez minutos andando desde mi casa. Hoy Luisa y yo hemos salido a dar un paseo al final de la tarde, cuando está más fresquito, y la visitamos. 

Bela está situada a unos 4 kilómetros de Monção y ocupa un área de cerca de 422 ha. La populación de Bela en 2011 era de 697 habitantes distribuidos en las siguientes parroquias: Lajinha, Arnado, Fraga, Barbeitos, S. Bento, Avarento, Cruzeiro, Pereirinha, ,,,,, Al norte está el río Miño, al sur, Longos Valles, la naciente, Barbeita y el poniente, Troviscoso. Su riqueza se ha basado en el potencial de las personas y la belleza natural que resulta de importancia el río Miño y el escenario proporcionado por la posición geográfica privilegiada a la que pertenece.

Su fundación resulta de una resolución del Concilio de Trento (entre 1563 y 1578), por fusión de dos parroquias: San Andrés de Torre y Santa Eugenia de Barbeita, todavía hoy con correspondencia geográfica en la mitad de la cima y en la media de abajo. Ambas parroquias tenían sus tomos propios - San Andrés pertenecía al couto de Longos Valles y Santa Eugenia era del couto de Barbeita.  el Patrón es : Nuestra Señora de las Nieves. Fiestas: S. Bento de Torre (3er domingo de julio), San Antonio (13 de junio), Nuestra Señora de Fátima, Señora de las Nieves y Santa Eugenia (5 de agosto).Las actividades de trabajo: agricultura y la ganadería, pequeño comercio y construcción. Gastronomía: Cordero asado en el horno de arroz y la lamprea.

El topónimo Bela (del latín, vela, vigilia) debe revelar que la población era atravesada por la vía romana que ligaba Braga a Ourense, por aquí existiendo una derivación que daba acceso a la villa de Monção. En el monte de la Asunción se han encontrado vestigios de una "villa" romana. Y a atestar la presencia de pueblos muy antiguos quedaron topónimos como Candos y Burgo.

En lugar de Arnado, con referencia de 1758, había un muelle fluvial que servía la conexión con Galicia por barco. La explotación del paso era adjudicada en subasta pública, perteneciendo a Portugal y parte a Galicia.

La iglesia parroquial fue edificada entre los siglos XVI y XVII. Las piedras usadas en su construcción, así como en la de algunos altares e imágenes, fueron aprovechadas de la antigua iglesia de San Andrés en el momento de su demolición. La torre campana ostenta la fecha de 1827.

 

Tortilla de patatas y cebolla: Paula Gonçalves.

Paula le encanta cocinar y lo hace de maravilla, con elegancia e soltura, se mueve en la cocina como una prima bailarina encima de un escenario. Me encante verla confeccionar uno de sus manjares y cuando le preguntas: “como lo haces, que ingredientes utilizas, tiempos etc.”  te contesta: “tengo que mirar mi cuaderno de recetas”. !! Qué maravilla y escritas con su puño y letra !! El cuaderno contiene todo tipo de recetas, desde dulces (Bizcochos, magdalenas, tiramisú, arroz con leche, roscos, pestiños, hojuelas...) hasta ensaladas, aliños, guisos, arroces, pescados, tortillas ........ y mucho más. Cuando llegamos hoy a su casa, nos dice con una alegre sonrisa en su cara: “tengo ganas de cocinar algo” le contestamos que todavía era muy temprano para cenar. “Entonces voy hacer una tortilla de patatas con cebolla, para merendar” y así nos metemos todos en la cocina….

Y vamos ya con la receta de mi prima Paula, seguro que os va a encantar !!!

Ingredientes:

6 huevos camperos.

4 patatas grandes

Aceite de oliva virgen extra para la fritura de las patatas

2 cebolla medianas

Sal (al gusto)

Su descripción coincide con la primera frase: Patatas y cebolla blanca del huerto de mi hermana Prazeres, huevos de corral, un poco de sal y un buen aceite de oliva virgen extra bien caliente. Mimo y mucho cariño. Así os aseguro que es imposible que os salga mal. Los ingredientes y el arte con que se debe preparar este sencillo plato son lo más importante.

Preparación:

Pelamos las patatas, las lavamos para quitar restos de suciedad y muy importante, las secamos.

Cortamos en láminas pero una extremidad más gruesa que la otra, a Paula no le gusta que se deshagan sino que al freírlas se tuesten un poco. Se colocan en un bol grande, Removemos bien y reservamos. El tema del grosor de las patatas también va a gustos. Hay quien prefiere cortarlas a trozos muy pequeños, en láminas muy finas que casi se rompan al freír y o más bien grandes.

 Pelamos las cebollas y las cortamos en trocitos.

Elegimos nuestra sartén grande y antiadherente. La ponemos al fuego y añadimos un buen aceite de oliva virgen extra.

No tengáis miedo en gastaros un poco de dinero en aceite, le va a dar ese punto de sabor que distingue vuestra tortilla de las demás, podéis emplear muchas variedades: arbequina, picual, cornicabra, hojiblanca, royal… el que más os guste, pero de calidad.

Introducimos las patatas cortadas, ya saladas y añadimos los trozos de cebolla, dejamos que se cocinen durante aproximadamente veinte minutos a fuego bajo.

Mientras se están friendo las patatas y cebolla, en el bol donde luego vamos a echar las patatas y cebollas batimos los huevos, reservamos.

Quitamos con una espumadera de la sartén, dejando las patatas y cebolla con el menor resto de aceite posible, bien escurridas.

Si no queremos nada de aceite extra podemos emplear un colador grande. Las dejamos escurrir y luego las introducimos al bol con la cebolla y el huevo.

Reposamos la futura tortilla durante 10 minutos para que se junten bien todos los sabores.

En la misma sartén en la que hemos frito las patatas y una vez retirado el aceite. Cocinamos la mezcla que tenemos en reposo.

Para este tipo de tortilla sólo necesitamos 4 minutos a fuego medio-alto por cada lado. Depende de lo cuajada que queramos que quede la tortilla.

Para darle la vuelta Paula ha  empleado un plato llano grande que tiene reservado para esta faena. Pero se puede usar una tapadera de borde liso, incluso ahora he visto que venden tapaderas especiales para dar la vuelta a la tortilla.

Por lo que he observado durante la confesión de esta delicia, Paula ha empleado un método sencillo de hacer la tortilla Española, nos ha encantado haber compartido con ella esta fantástica tarde y merienda. Estoy seguro que lo vamos a repetir muchas más veces. Gracias Paulinha

A simple dinner with Paula & Carlos