30. Oct, 2017

Costa Rica un País Feliz

Como en la mayoría de las veces mis labores profesionales  me llevaron a hacer mi primer viaje a Costa Rica en el año 2000. Este es un país donde volcanes en actividad, selvas tropicales, playas paradisíacas, montes exuberantes y una fauna exclusiva conforman el lienzo de uno de los cuadros de naturaleza más bonitos que pueden verse en la tierra. La amabilidad, belleza y ternura de sus gentes hacen el resto. Mi recuerdo con alegría mi primero contacto con la gente de Costa Rica, recién llegado a San José y mientras esperaba a la puerta del Hotel, por el coche que me llevaría a mi primera reunión con el cliente, una joven tica ( que al día siguiente la reconocí como camarera en el hotel) se sentó a mi lado. Aunque apenas intercambiamos un simple “Hola” de cortesía, después de un tiempo me di cuenta de que me observaba fijamente. Poco acostumbrado a este tipo de situaciones permanecí serio e impasible, mirando al frente. Al rato la chica sacó una caja de bombones y me dio uno. Inicialmente lo rechacé pero ella insistió: “Venga, coja, son muy buenos”. Antes de que tan siquiera pudiera darle las gracias, desapareció. Algunos pensaréis que trataba de ligar conmigo pero yo creo que aquello fue un gesto de espontánea generosidad. Ella se sintió bien dándome el bombón y yo recibiéndolo. Felices los dos. Detalles entre desconocidos que le hacen pensar a uno: ¿por qué somos tan celosos de lo nuestro? ¿Por qué nos cuesta tanto compartir? Desde luego el destino nos guarda sorpresas y aquella fue para mí una pequeña lección de vida. Una lección de generosidad que recibí que se triplicaran durante los próximos 15 años de visitas constantes a esto maravilloso país. Cuando llegué a Costa Rica pensaba que “Pura vida” era la típica frase que dicen los turistas pero no diría nadie del país. Nada más lejos de la realidad. Pura vida es una expresión básica en el diccionario cotidiano del tico, siendo una forma de saludar o de dar las gracias, o incluso un adjetivo para definir a alguien. También es una forma de entender la vida, presente en cada rincón de Costa Rica, una filosofía que huye de los agobios, de los miedos, de las preocupaciones… buscando disfrutar y aprovechar al máximo cada segundo. El “pura vida” simboliza para los costarricenses la simplicidad del buen vivir, el apego a la humildad, abundancia, exuberancia, bienestar, alegría, satisfacción, conformidad, felicidad y el optimismo, asociados al arte de apreciar la apostura en lo sencillo y natural, el arte del buen vivir.

Para muchos, el caso costarricense es un referente debido al extraordinario peso que ha tenido la política pública en la construcción del país que conocemos hoy: la democracia más antigua de América Latina, una sociedad pacífica y estable, con un desarrollo humano muy por encima de su ingreso, y un liderazgo ambiental reconocido en todo el mundo. Son muchos los factores que explican este desempeño. Uno de los más citados es la decisión de abolir el Ejército en 1948 y destinar a la inversión social el gasto que anteriormente se destinaba a las Fuerzas Armadas. Destaca también la educación gratuita y obligatoria desde 1869, las garantías sociales adoptadas en la década de los cuarenta, la creación del sistema de parques nacionales en los setenta y un largo etcétera. Más allá de cualquier cosa, Costa Rica ofrece naturaleza: selvas vírgenes, playas de catálogo, volcanes en actividad… Olvídate de ciudades, pueblos y museos, el principal atractivo de Costa Rica es visitar sus enclaves naturales. Pero es que son tantos, tan grandes, tan variados que sin duda es una de las principales razones para descubrir Costa Rica. En estrecha relación con el punto anterior, el contacto con la fauna es otro de los motivos por los que deberías dejarte caer por aquí. Sin ser yo un especialista en fotografía de animales, Costa Rica, casi sin buscarlo, me regaló varias situaciones de postal. Y es que los animales en este país, además de ser abundantes, exóticos y diversos, tienen pocos complejos. Para terminar con la “propaganda verde” sobre Costa Rica, solo decir que el gran estado de conservación, seguridad y limpieza en el que se encuentran los parques naturales de este país es otro de sus encantos. Sobre todo si tenemos en cuenta que casi cualquier lugar que quieras visitar aquí es un parque natural.