21. Aug, 2017

Familia y los amigos para una felicidad total

Luisa eres mi mejor amiga, no me fallarás, no me traicionarás y no me dañarás. Porque somos los mejores amigos del mundo, tú si que entiendes y yo te entiendo, somos dos en uno, ¿o mejor somos dos que uno? Porque si caigo, tú me levantas y si tú caes yo te levanto; pero ¡ay de aquel que esté solo, pues cuando cayere, no habrá segundo que lo levante!

Eres mi esposa, eres mi primera Dama, porque en ti me apoyo, en ti pienso, en ti confío y en ti veo mi presente y futuro. Llamarte mi esposa, es pensar que te pertenezco, que tuyo es mi corazón, mi vida, mis palabras, mis pensamientos, mis ilusiones, mi felicidad, mi respeto, mis planes y mis proyectos. Y yo soy tu esposo, aquel que estará todo tiempo a tu lado sin pedirte nada a cambio, el que te da todo, mi amor, mi cariño, mi respeto y mi fidelidad. Soy también el que estará a tu lado cuando las tristezas te acechen; aquí estaré siempre para ti, para apoyarte y animarte.

En primer lugar, tengo que darte las gracias por ser como eres, porque me dejas ser yo mismo cuando estoy contigo. Gracias por ser transparente y sincera, por compartir conmigo no sólo mis momentos felices, sino también los más desastrosos, vergonzosos y tristes. Gracias por seres la persona más buena que conozco. En serio, haces del mundo un lugar mejor, por lo menos mi mundo. Gracias porque nunca esperas nada a cambio; y sin embargo, lo das todo por los demás. Gracias por todas las veces que nos hemos reído y por las que nos hemos peleado también.

Gracias porque siempre sacas lo mejor de mí, por hacer que estos 32 años en los que estamos juntos parezcan menos de los que son. Quiero estar contigo 32 más, Gracias por recordarme que no tengo que preocuparme por los demás, sino sólo por aquellos que me quieren.

La familia no se escoge, y punto.

La mayor virtud de una familia es aceptarse unos y otros tal y como son, en armonía, con cariño y con respeto. Para crear un vínculo fuerte y seguro a nivel familiar, deben respetarse las diferencias, promover la independencia a la vez que la seguridad. Hay que respetar la esencia de cada persona en su maravillosa individualidad, sin poner alambradas, sin sancionar cada palabra y cada comportamiento…